Leyenda del “Cerro de los Siete Colores”

Leyenda del Cerro de los Siete Colores por 4to grado

Hace mucho tiempo, en Jujuy, vivía una chica llamada Sofía de 12 años con su hermano Manuel de 14. Sofía era chiquita, flaquita, tenía pelo castaño y los ojos claros. Manuel era alto, regordete,con pelo marrón y pecoso. Los dos eran aventureros,muy inteligentes, con buena onda  y exploraban siempre los alrededores del lugar. Manuel era amable,valiente como Hércules y muy fuerte. Sofía era una niña especial,divertida y con una gran imaginación.

Un día los chicos fueron a una excursión y comentaban porqué las montañas tenían colores tan aburridos. Después de tanto caminar, se hizo de noche y empezó una gran tormenta con rayos y relámpagos. Se perdieron y no sabían donde estaban, pero encontraron una cueva donde refugiarse. Estaban tan cansados que se quedaron dormidos. Cuando despertaron, salieron de la cueva y vieron un gran arco iris y también un sol radiante.El arco iris estaba justo arriba de un cerro. De repente se activaron las placas tectónicas y empezó a sentirse un gran temblor. Un calor fuerte derritió los fragmentos del arco iris que cayeron arriba del cerro y lo pintaron de siete colores. Desde ese día el cerro lleva ese nombre.

Los chicos pudieron volver  a su pueblo siguiendo algunas de  sus huellas,que la lluvia no había borrado.

Los hermanos se convirtieron en guías del  lugar durante mucho tiempo. Fueron grandes y con el tiempo murieron.

Algunas personas dicen que cuando sale el arco iris pueden ver el reflejo de Sofía y Manuel atrapados en él.

Autores:  4to grado 2017

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Prácticas del lenguaje. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *