¡Vacío, pintado!

En grupos de a cuatro, jugaron dos contra dos. El objetivo era adivinar los cinco números que el grupo contrincante había pintado en su grilla.

Por turnos, por ejemplo preguntaban: “¿Pintaron el 15?” De haber acertado, el otro grupo decìa: “pintado” y sumaba un punto. De no haber sido así, decía: “vacío”.

Los que preguntaban se anotaban en la grilla completa que tenían, el número por el cual habían preguntado. Ganaba el que adivinaba los cinco nùmeros que habían sombreado en un primer momento.

Collage 2015-03-02 16_30_54

Esta entrada fue publicada en Matemática, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *